Gastronomia

GRAN DIVERSIDAD GASTRONÓMICA EN SANTIAGO

  • Comida de diferentes latitudes se puede degustar en la capital sin tener que buscar tanto dónde. Fenómeno que se ha producido en gran porte por la influencia y aporte de la cocina extranjera en nuestro país.

Asi como en gustos no hay nada escrito, en comer tampoco se puede decir. En Santiago se tiene desde restaurant top, Franquicias Gourmet, cadenas y por supuesto, hasta las tradicionales picadas.

Si se hace un recorrido por solamente la zona más céntrica de la capital se puede hallar una amplia oferta gastronómica tanto de restaurantes como de cartas en hoteles a pie de calle. Y es que el chileno se ha ido abriendo cada vez más a este variado abanico de posibilidades. .

No importa si lo que se busca es comida italiana, árabe, tailandesa o disfrutar de los platos típicos de Chile. En esta ciudad se tiene de todo, sin importar la complejidad de su preparación.

No obstante para entender este abundante fenómeno no se tiene que ser un especialista o buscarle la “quinta pata al gato” como sugiere el dicho popular. “El incremento en la variedad gastronómica ha sido producto de la inmigración. Es este el punto principal donde empieza el debate de la oferta de las preparaciones que aportan nuevas culturas y nacionalidades a nuestro país. Cada uno viene a mostrar y a aportar con su gastronomía, permitiendo que los chilenos podamos viajar en la simple degustación de un plato”, expresa Cristián Carrasco, Chef ejecutivo de Aliservice.

Ahora bien, si lo que se busca es una opción más cool se tiene la posibilidad de optar por un restaurant al interior o en el último piso de un hotel, que no está demás mencionar que se pueden hallar varios de excelencia y precios accesibles en la capital.

Uno de ellos es el The Singular restaurant perteneciente a la cadena de hoteles que lleva el mismo nombre, donde se realizan preparaciones a base de productos nobles y se fomenta el consumo made in casa.

Como menú recomendado se puede pedir una Paleta de cordero de Puerto Natales y Postre París-Santiago, (torta de crocante de chocolate blanco y negro).

Pero si lo que se quiere es una experiencia de sabores, disfrutando de lo picante de la comida mexicana, se puede ir a comer al Chili’s, una franquicia gourmet como la hemos llamado-, lugar donde se puede comenzar por una selección de fajitas o unas quesadillas (harina con carne o pechuga de pollo a la parrilla, tocino ahumado, quesos mixtos, crema ácida, pico de gallo y ancho ranchel), dentro de sus ingredientes.

Y rematar con un Triple Dippe. Eso si se tiene que destacar que son platos y porciones abundantes.

¿Y las carnes?

Una mención especial merece el tradicional restaurant Santa Brasa del Boulevard Parque Arauco, donde sorprenden a cada instante en su preocupación por la buena mesa, atención y detalle.

Parte de su nueva propuesta es haber abierto el espacio de la cocina al público. Con un diseño elegante de mesas e interior en general, donde hay cavas de vinos inclusive. “Nos basamos en un concepto de brasas más que vacuno, es por eso que tenemos una stracciatella que tiene fruta parrillada o un carpaccio de roast beef que se marca en la parrilla. Muchos de los platos tienen ese concepto de brasas incluidos por lo mismo, porque nos basamos en la brasa que hoy en día tenemos y no que somos un restaurante netamente de carne de res sino que mucho más amplio”, explica Fabián Silva, Chef de Santa Brasa .

En este restaurant especializado la carta se lleva todas las loas, puesto que es fruto de un gran trabajo a la vez que un proceso de entendimiento de los gustos del cliente.

“Cada ítem tiene su breve descripción para que el cliente lo capte rápido. Está el dibujo de donde está ubicado el corte en la vaca. Se tiene carne americana, nacional, cortes con huesos y otros cortes. Por otro lado, la carne regional es básicamente la que está alimentada a partir de pasto, donde de pronto un chileno puede estar más acostumbrado o el cliente quiere comerse un filete que no tiene tanta grasa”, comenta el chef ejecutivo.

Por otra parte, no hay persona que no le agrade darse un gusto y salir a comer de cuando vez, ya sea en su horario de almuerzo o tiempo libre en familia. El lugar, nunca está demás reiterar que está diseñado para una atención especial en cada minuto del día.

Aquí ciertamente le hacen honor a su nombre y si busca una recomendación de carne que degustar, el asado de tira no es exagerado decir que es un verdadero deleite, ya que de entrada es un obligado decir que se come y parte con solo una cuchara.

Aleta de asado de tira glaseada es cocinada por 18 horas, acompañada con arroz atomatado con base de sofrito, ají amarillo, atomatado terminado con salsa de carne y Ali olí de romesco.

Pero por estos días que ha mejorado el clima, el Carpaccio de Roast Beef asoma como una excelente opción.

Carpaccio de Roast Beef cocinado a temperatura interna 45º, envuelto en croute de ajo negro fermentado, granos de mostaza encurtidos, cebolla planchada, Ali olí de horseradish y mix brotes.

 

Picanha de 250 gramos por lo que no demora más de 7 minutos a un punto “tres cuartos” o “medio”, y cocido también no pasa más allá de los 9 minutos.