Actualidad Turística

PRODUCTORES MAULINOS DE AJI CUENTAN CON PRIMER MÓDULO DEMOSTRATIVO

Agricultores podrán acercarse a la obtención de su resolución sanitaria para la comercialización de sus productos e ingresar a los mercados formales.
La Universidad Católica del Maule, representada por un grupo de académicos de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, inauguró oficialmente en Villa Prat el Módulo Demostrativo Móvil Ají Maule, un proyecto desarrollado en conjunto con Prodesal-INDAP y productores locales de ají de Villa Prat y Palmilla de Linares, con el fin de promover el desarrollo de la agricultura familiar campesina.


Esta iniciativa, financiada por el Fondo para la Innovación y la Competitividad del Gobierno Regional del Maule (FIC), tiene como objetivo proporcionar las herramientas necesarias para que los productores puedan obtener la resolución sanitaria y así amplíen su espectro de negocios.
“Con este módulo demostrativo hay un lugar real y concreto, con todas las condiciones que requieren los productores para que la autoridad de salud les otorgue la resolución sanitaria; algo que necesitan para poder procesar, envasar y vender sus productos en los mercados formales”, explicó Diego Muñoz, académico de Agronomía UCM y director del proyecto.
Agricultores del Maule
En la actualidad la región del Maule es una de las principales zonas productoras de ají del país, y los agricultores venden la mayor proporción de su producción como ají seco. Sin embargo, no procesan ni comercializan productos terminados por falta de la resolución sanitaria, de manera que este módulo demostrativo abrirá nuevas oportunidades además de facilitar los procesos productivos. “Para nosotros será de bastante ayuda, ya conocemos el funcionamiento de esto, que en la casa no lo tenemos, además genera limpieza y ahorro de tiempo sobre todo en el molido del ají que lo hace más rápido”, comentó Amanda Torres, agricultora de ají, en torno a los beneficios de contar con un lugar acondicionado para procesar sus productos de mejor manera.
Por su parte, Mariluz Martínez, quien cultiva y procesa de forma casera frutas como el durazno, mora, melón y guinda, entre otras, valoró que también pueda usar las máquinas del módulo demostrativo para producir sus mermeladas. “Uno toma la olla y hace todo a mano, en cambio con esto es más higiénico y más cómodo porque está todo”, señaló.
El camino a la resolución sanitaria
Hasta el momento, en Villa Prat no hay ningún productor que tenga resolución sanitaria, de acuerdo a Adriana Llanca, jefa del programa Prodesal en Villa Prat, quien indicó que “desde hace un año se han venido haciendo pequeñas mejoras en cada una de las pequeñas unidades productivas para tratar de obtener la resolución”.
En ese sentido, y frente a las falencias que respectan principalmente a infraestructura, este es un largo proceso en donde el poder contar con un módulo demostrativo representa un importante acercamiento para lograr la anhelada resolución sanitaria.