Hoteles

HOTEL TERMAS DE CAUQUENES: UN CLÁSICO DE LA VI REGIÓN

  • La zona tiene una variada oferta hotelera y gastronómica, siendo este recinto (de 4 hectáreas contraídas) uno de los más tradicionales para quienes deben visitar el lugar ya sea por descanso o trabajo. Se puede tener una experiencia de nivel.

Por Jorge Ricci Avalos

A un poco más de dos horas de Santiago, a 117 kilómetros y 760 metros de altitud, siendo más específicos en la Comuna de Machalí, se encuentra este ya tradicional hotel que cobija una rica historia además de una capacidad de unos 120 pasajeros.

Los registros dicen que el mismo Bernardo O’higgins acudía a disfrutar de las propiedades curativas de sus aguas termales.

El lugar puede que no responda a las construcciones más disruptivas de hoy en hotelería, pero apenas entrar destaca su arquitectura colonial y sus amplios salones comedor y de estar.

Se puede observar que el hotel (de 4 hectáreas construidas) se divide en dos partes: una más nueva y otra más antigua. La primera corresponde al pabellón del rio, en tanto que la sección más añosa, donde está el jardín principal fue hecha a base de adobe. Por otro lado, la parte del pabellón termal, fue eregida con pino Oregón, un piso de cerámica española e impresionaste vitraux en la parte superior.

 

 

 

Cada detalle no deja de asombrar, puesto que las tinas son de mármol, conservándose en su estado original.

Es asi como cada vista es un verdadero deleite a los sentidos, ya que es eolo cuestión de asomarse a uno de los tantos balcones y ver cielo pristino de noche y de día

“El pasajero puede tener experiencias outdoor como cabalgatas o Outdoor. Por otra parte se encuentra la siempre atractiva posibilidad de hacerse masajes corporales en el spa, yoga y también estamos trabajando con la Reserva Nacional Río Los Cipreses y Sewell para que puedan visitar nuestros pasajeros”, recuenta Marcelo Sepúlveda, Gerente Comercial del hotel.

Como áreas comunes además Termas de Cauquenes tiene la piscina, bar y salón de pool, además del cotizado pabellón de baños termales.

Oferta Gastronómica

Por estos días, ya casi no quedan hoteles donde se pueda disfrutar de una buena carta, por lo cual en Termas saben de esto preocupándose en cada detalle para dar en el gusto a sus visitantes.

Y como ya es una sabrosa tradición, el hotel Termas de Cauquenes tiene una variada oferta gastronómica donde por ejemplo se puede pedir un filete de res lardada, envuelto en tocino con papas espirales y decorada con una galleta de queso parmesano.

Plato que se puede acompañar con un Cheesecake de Maracuyá que forma parte de la pastelería elaborada en el propio restaurant.

También hay una preocupación por cocinar de forma sustentable, donde la premisa es “tratar de tener las menos pérdidas posibles entre otras acciones”, dice el chef.

“Se trabaja una carta con productos de la zona, muy enfocada en pescados, maricos y carnes, respetando las preparaciones y sabores más clásicos a la vez que tradicionales de la región, pero también hay espacio para la innovación” , menciona Manuel Ponce, chef del hotel..

También hay una preocupación por cocinar de forma sustentable, donde la premisa es “tratar de tener las menos pérdidas posibles entre otras acciones”, dice el chef.

También saben de sustentabilidad

Esta es una tendencia hotelera que de a poco se ha ido asentando en tanto en hoteles de reciente data como en los ya más tradicionales.

Aquí el cuidado de los recursos se puede observar en cada una de las áreas del hotel, principalmente en cuanto al  consumo de energía.

“Hay un extremo cuidado por la optmización de nuestros procesos a través del ahorro de energía mediante la utilización de luces lEED, asi como también la conformación de un comité de sustentabilidad y capacitación en buenas practicas sociales a nuestros trabajadores”, explica el gerente.

Un poco de historia

Hay documentos históricos de cerca de 200 años que acreditan que el propio Bernardo O’higgins, tenía su tina favorita llegando al recinto debido a las propiedades curativas de sus aguas.

Asimismo son reconocidas las visitas de destacadas figuras históricas como José San Martín y el propio prócer Arturo Pratt, quien tuvo su luna de miel.